Redes sociales

sígueme en Instagram siguenos en facebook siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Picasa siguenos en Twitter Sígueme en Likedin sígueme en Blogger

Buscar este blog

6 de junio de 2017

Hungarian Túrógomboc esta vez con toque de limón y video receta

Hace muy poco he traído la receta de Túrógomboc Húngaros. Está en el blog, buscando Túrós gomboc. Pero aunque siempre la he comido así, como os he enseñado en la receta, esta vez quería darle un toque cítrico, y le he añadido ralladura de limón de conserva.
Siempre digo que la cocina es para experimentar, y descubrir nuevas combinaciones de ingredientes, y he acertado, otra vez ^^ El sabor de limón les va de maravilla a estas bolitas de queso. Creo que para acompañar estas albóndigas de queso con toque de limón, una mermelada de naranja les iría más que fenomenal.

Te cuento como hago mi conserva de ralladura de limón.
Utilizar siempre limones ecológicos, es muy importante, porque necesitamos las cáscaras libres de productos químicos.

Lavamos los limones y los secamos completamente.
Rallamos los limones, girando el limón según pasa por el rallador para pasar solo una vez por cada parte. Así, no rallamos la parte blanca, que es algo amarga.
En un bote de cristal con cierre hermético, añadimos azúcar blanco, alternando con ralladura de limón. Una capa de azúcar, una capa de ralladura, cerrando con capa de azúcar.
Como bien sabemos, el azúcar es un conservante genial, así que solamente falta cerrar el bote, y guardarlo en la nevera.
Con el tiempo, suelta jugo, y al final por encima se endurece el azúcar, pero no te preocupes, el sabor no se altera.
Cada vez, que necesitas ralladura de limón, solo coge la cantidad que te hace falta y cierra el bote y guárdalo otra vez en la nevera.
Aguanta meses.

Mi madre siempre tiene un bote pequeñito en la nevera con ralladura de limón.
En la época que yo estaba niña, encontrar limones era imposible. Conozco tanta gente que no vio un limón en toda su vida, hasta que cayó el régimen comunista del dictador Ceausescu. Yo he vivido así 15 años.
Mi padre, (te quiero papa, nunca te olvidaremos) trabajo toda su vida como técnico de frigoríficos. Pudiendo llegar a mantener las instalaciones frigoríficas de restaurantes de lujo, y recibir así, a escondidas, algunos limones, o naranjas, chocolate, si.. Chocolate, o café, algún bote de cacahuete.. Uff.
Mis amigas, venían a mi casa, para probar estas cosas, y estaban flipando.
Así que... cuando traía limones,( siempre pasaba en invierno) mi madre rallaba la cáscara, exprimia el zumo, y congelaba. No eran tiempos de guardarlos en la mesa, para que se deshidraten o se pongan malas.
El día que hacía una limonada, era día de fiesta, y yo siempre conseguía traer a mis amigas(que eran tres hermanas) para que prueben algún sorbito de limonada.

Está Receta se la dedico a ellos, a mi padre que hace dos años nos dejó, y a mi mamá que en 11 de junio la veré, después de mucho tiempo.



Ingredientes :

400 gr de requeson (del supermercado Consum) 
2 cucharas de harina común
6 cucharas de sémola de trigo
Un huevo
Media cucharadita de ralladura de limón de conserva 
Pizca de sal

Para el rebozado :
100 gr de pan rallado ceujiente
3-4 cucharas de aceite de girasol

Para servir :
Azúcar blanco a gusto
Mermelada casera a gusto



 Videoreceta:

Modo de preparación :

Desmenuzamos el queso con la ayuda de un tenedor.
Añadimos los demás ingredientes y mezclamos. Conseguiremos una masa homogénea. Guardamos en la nevera la masa durante media hora.
Calentamos en una sarten el aceite y tostamos el pan rallado, mezclando continuamente, porque se quema muy fácilmente.
Ponemos una olla grande con 4-5 litros de agua. Cuando empieza a levantarse burbujas, bajamos el fuego, y empezamos a formar unas bolitas de nuestra masa, del tamaño de unas albóndigas de toda la vida. Metemos en la olla, sin que se toquen entre sí, y esperamos que las bolitas se levanten del fondo de la olla. Cuando estén flotando los sacamos con la ayuda de una espumadera y las dejamos dentro de la sartén para rebozar los en el pan rallado tostado.
Servimos los túrógombóc calientes con azúcar blanco y mermelada casera de fresa.
Si quieres, espolvorear con canela o servirlos fríos, también están muy ricos.
¡Enjoy those little things!
Con amor
Eni.







4 comentarios:

  1. Hola guapísima !!!
    Hoy has hecho una entrada redonda mi querida Eni, y no lo digo solo por estas deliciosas bolitas de requesón tan originales que desde que publicaste las primeras las tengo en la lista de pendientes inminentes. Te digo redonda, porque me encanta cuando cuentas esas historia de tu país, porque ese tipo de necesidades y privaciones no suelen relatarse en los libros. Nada como que alguien de allí te explique cómo era el día a día en esas circunstancias.
    Gracias por el video y el corazón estoy segura que lo tienes acelerado, solo de pensar en volver a ver a tu madre después de tanto tiempo, hasta me he emocionado yo, que no tengo nada que ver en la historia jajaja
    Besotes gordos mi niña, con gusto me llevaba ahora unos cuantos turogombocs de los tuyos.

    ResponderEliminar
  2. Eni que ricas estas bolitas de queso, es un placer verte cocinar, tienes el mismo trípode que yo, tengo que sacar tiempo para utilizarlo con más frecuencia.
    Me gusta conocer un poco de tu vida, por mucho que nos cuentes y hayamos oído hablar de la historia de ti país, no podremos hacernos ni la más mínima idea de todo lo sucedido. Gracias por compartirlo con nosotras, y felicidades por ese encuentro con tu madre, disfruta todo lo que puedas. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Eni, no conocía estos turogomboc, me gusta mucho como se preparan, sin duda tienen que quedar muy ricos, no es de extrañar que tus amigas quedarán encantadas, seguro que a mi me pasaría si probara los tuyos, se ven estupendos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Não conhecia a receita , gostei muito tem um aspecto delicioso.

    ResponderEliminar

¿Tiene buena pinta? Cuéntamelo...
Ti se pare apetisant? Comenteaza..