Redes sociales

sígueme en Instagram siguenos en facebook siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Picasa siguenos en Twitter Sígueme en Likedin sígueme en Blogger

Buscar este blog

29 de octubre de 2013

Little lies con nata y (El cuento del rey y sus tres hijas)

Ingredientes base: 2,  nata y harina.
Sin huevos, levadura ni mantequilla.
Únicamente con estos dos ingredientes vamos a preparar unos deliciosos little lies.
Como si fueran unos dulces de mentira... aunque solo pensaríamos esto hasta probarlos. Son deliciosas por el aroma de nata y la vainilla que les cubre. Económicas, deliciosas y lo ultimo, super rápidas de preparar.
No hay que esperar que crezca la masa, porque no lleva levadura, ni que dejarlas reposar en el frió, porque van a freírse en una  sarten con aceite y no en el horno.
¿Que argumentos os puedo dar para convenceros y que os animéis a prepararlos?

Ingredientes:
200 ml nata
250 gr de harina para repostería
para rebosar:
azúcar e polvo con aroma de vainilla
200 ml aceite para freír


Modo de preparación:
Mezclamos la nata y la harina en un bol con la ayuda de un tenedor. Podemos añadir una pizca de sal - mi madre me decía que siempre que preparamos algo de comer, dulce o salado, tenemos que añadir sal-.
Cuando los dos ingredientes se han mezclado vertemos la masa sobre la mesa de trabajo, y amasamos.
Cuando este lista y tenga la textura elástica con que podamos trabajar, la vamos  extendemos con la ayuda de un rodillo y cortamos en formas con un cortador de galletas.
Hacemos un pequeño corte en el centro de cada little lies y las freímos en aceite bien caliente.
Las vamos sacando sobre papel de cocina para que se absorba el aceite sobrante, y las rebozamos en abundante azúcar en polvo con aroma de vainilla.
Listas para servir!
Enjoy!



Hay un cuento, que se llama:  Como la sal en la comida o "Sarea in bucate" de Petre Ispitescu.(1830-1887), un gran escritor de cuentos para niños de Romania.

Quería resumir este cuento, porque hace mucho tiempo siendo una niña me gusto muchísimo:

Había una vez un rey, que era viudo, y tenia tres hijas. Un día les pregunto, cuanto le amaban. La mayor dijo que amaba a su padre como a la miel, la hija mediana dijo que amaba a su padre como al azúcar, y la pequeña contesto, que amaba a su padre como a la sal en las comidas.
El rey se enfado tanto con la hija pequeña, que la echo del palacio.
Pasados muchos años al final la pequeña se casaba con un príncipe, y a su boda fue invitado su padre también, sin que el rey supiera que la novia era su hija pequeña.
Sentaron al rey en una mesa alejada de la de los novios, para que el rey no viera a su hija pequeña.
Todos los comensales disfrutaron de  la comida bien preparada, con su sal y sus ingredientes, pero el padre de la novia rechazaba los platos porque su comida era sosa.
Al final el rey perdió su paciencia, y levantándose de la mesa, pregunto enfadado, quien preparo su comida?
Fue entonces cuando la novia  se levanto y dijo que fue ella quien preparo toda la comida del rey sin sal.
En aquel momento el rey se dio cuenta de lo mucho que su hija pequeña le amaba.

Claro que entonces hicieron las paces y vivieron felices y comieron perdices (con sal).


¡Chicos, cogeré un billete de ida y vuelta hace a  Wonderland ! Ida y vuelta, porque quiero volver y compartir todo lo que voy a ver y vivir aquí!
¿Vosotros cual tren vais a coger?

14 comentarios:

  1. Son como galletas verdad¿?Es curiosa la receta......tienen que estar de rechupete jejeje
    El cuento está chulo :) y curioso a la vez :)
    Besitos Eniko.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diría que son mas como unos donut, o buñuelos, pero como vez con solo dos ingredientes.
      Si las pruebas las volverás a hacer!
      un beso

      Eliminar
  2. Con apenas tres ingredientes te han quedado unas galletas geniales, me las apunto. También me ha gustado el cuento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Esto tengo que probarlo por la sencillez y seguro que deliciosos bssss

    ResponderEliminar
  4. El rey es como tu,jajaja, le gusta más lo dulce que lo salado, pero descubrió que la sal es básica, pues eso digo yo, jajaja. Muy bonito el cuento.Y muy bonitas tus galletas como siempre, todo lo haces genial y con una pinta apetitosa totalmente!
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito cuento y qué bien lo has resumido Eniko, desde luego, yo soy de los que siempre echo extra de sal, he salío mu "salao"....jajaja. Los dulces exquisitos. Por cierto, gracias, ya está rectificado lo del yogur. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. muy ricos tus little-lies, rosquillas o como sea, que casi no lo pronuncio, me gustan porque no tengo paciencia, asi que las cosas rapidas me encantan, un beso

    ResponderEliminar
  7. y el cuento me ha gustado un montón, y es que la vida sin sal.... no es lo mismo. otro beso

    ResponderEliminar
  8. Pero que cosa mas apetecible. Me la guardo en favoritos ya de ya

    ResponderEliminar
  9. Gostei muito da história e dos bolinhos!
    Kiss, Susana
    Nota: Ver o passatempo a decorrer no meu blog:
    http://tertuliadasusy.blogspot.pt/2013/10/dia-um-na-cozinha-e-escolha-do.html

    ResponderEliminar
  10. Que ricos, preciosa y el cuento fantastico, yo cogere rumbo a Babía que me queda un poco más cerquita y desconecto totalmente, gracias por tu ayuda en Google, + mil besitos
    Sofía

    ResponderEliminar
  11. Tengo que probarlos¡¡ se ven deliciosos y el cuento es muy bonito, pero yo me sigo quedando con el postre, jeje. Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. También me acuerdo de este cuento , que tiempos aquellos !!!! has hecho una traducción muy buena, estoy encantada haberte conocido , besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar

¿Tiene buena pinta? Cuéntamelo...
Ti se pare apetisant? Comenteaza..