Redes sociales

sígueme en Instagram siguenos en facebook siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Picasa siguenos en Twitter Sígueme en Likedin sígueme en Blogger

Buscar este blog

18 de abril de 2017

El Apio y como aprovechar cada parte de la planta (Pequeños trucos para tener hojas tiernas)


Este es el tercer año en que planto mi propia planta de apio, aprovechando la parte dura de las tulpinas que compro en el supermercado. Si, así es, esta plantita refrigerada y envasada al vacío que encuentras en las neveras de verduras de los supermercados. La solemos comprar, aprovechando las hojas verdes,( parecidas a la del perejil, pero mucho más grandes,) para aromatizar y decorar nuestros platos ( picandas  a cuchillo y congeladas dentro de un tarro de crisral) y las tulpinas las solemos lavar y congelar, para tener en el momento de preparar caldos y sopas, o para aromatizar salsas como la boloñesa. Yo por lo menos aprovechaba así el apio. Hasta que vi en Internet, como plantar la parte dura de las tulpinas del apio y así tener a mano hojas tiernas y frescas.
Este año, pensé hacer fotos con el proceso de plantación así poder publicar y compartir con vosotros.

Primero necesitamos comprar un manojo de apio. Si la compras de una verdureria puede ser que sea mejor, pero igual valen las que venden los supermercados en las neveras para verduras.
Llevamos nuestra planta de apio a casa. La lavamos con agua fría y la dejamos secar.
Quitamos las hojas y las picamos a cuchillo. Envasadas dentro de un tarro de cristal, aguantan semanas en el congelador.
Las tulpinas o tallos, las cortamos en trozos largos de un palmo, y las guardamos en bolsas en el congelador. Son perfectas para caldos y sopas, pero también suelo aromatizar mis salsas. En el momento de preparar la salsa boloñesa por ejemplo, le añado un trozo de tulpina de apio, y al final de la cocion la quito. Esto bastará para tener el sabor. (también puedes picarla finamente, y añadirla a la salsa.
La parte trasera, la parte opuesta a las hojas de apio, la cortamos del tamaño de dos dedos de alto y la ponemos en un recipiente, vaso, o lo que tienes a mano, y le añadimos agua hasta la mitad de la plantita. Suelo poner el recipiente en el sol, en la ventana. Aquí se quedará hasta echar raíces y hojas. Siempre vigilando, a diario, que tenga agua.
Vamos a observar que, primero aparecen pequeñas hojas de apio, y tras una semana o dos, aparecen las primeras raíces.
Añadir agua al recipiente siempre que vemos que le hace falta. No mojar las ojas si les pega el sol, porque se mancharan, y se pondrán amarillas.
Cuando las raíces empiezan a crecer, podemos plantar la plantita en una maceta con tierra.
Cubrimos la plantita casi completamente con tierra, y regamos con agua abundante. Que la tierra esté empapada con agua los primeros días.
Os voy a enseñar el proceso en fotos, y a ver so os animáis a plantar vuestra propria planta de apio.


25 de marzo
Una semana después de poner el apio en agua


30 de marzo
Comprobando si hay raíz (no hay aún) pero si tiene unos brotes de hojas muy monas.








9 de abril
Las hojas son preciosas, aún sin raíces. Las hojas van creciendo y y tienen un color verde estupendo.




12 de abril 
Han salido los primeros raíces, que ganas tenía de verlos ya. 



14 de abril
Vamos a plantar nuestra plantita de apio en una maceta muy mona de color azul intenso. 







4 comentarios:

  1. Hola guapísima !!!
    Una entrada de lo más didáctica Eni, me ha encantado. Si te digo la verdad, solamente he comprado apio una vez, para la papilla de mi hijo mayor cuando era bebé, y como no le gustó ni lo volví a intentar. En casa de mi madre tampoco tenían costumbre de cocinar con él, pero recuerdo que mi abuela si lo hacía y que cuando tomaba su sopa me gustaba.
    No se si me animaré a comprarlo de nuevo, pero ganas me dan nada más que por verlo crecer en la ventana de la cocina jaja
    Gracias por compartir el proceso, me ha encantado.
    Si me animo, ya te cuento.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  2. A mi el apio me lo da una compañera que lo siembra en su huerta y no sabia que con un trozo se pudiera conseguir una planta ,tomo nota para ponerlo en practica a ver si consigo que eche raiz.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien ilustrado, me ha encantado, lo probaré la próxima vez que compre apio.
    Al igual que Nuria, en casa nunca se tomó apio, ha sido de mayor cuando lo he empezado a utilizar y me encanta el sabor que aporta a la salsa de tomate, por ejemplo.
    Como te decía por facebook, mi madre siempre tenía una planta en la ventana de la cocina y era una batata/boniato, metida en un vaso de agua sin cubrir y procedía igual, manteniendo siempre el nivel de agua y no veas la enredadera que se formaba.
    ¡¡Mil besos y gracias por compartirlo!!

    ResponderEliminar
  4. Anda, no sabía que podíamos plantar así de fácil el apio en casa. Pues yo que lo pruebo todo, con el próximo apio que compre lo pruebo seguro. Muchas gracias por este truco tan fantástico.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar

¿Tiene buena pinta? Cuéntamelo...
Ti se pare apetisant? Comenteaza..